Arco llegó a nuestro refugio tras ser recogido por nuestras compañeras de La Guarida. Arco fue encontrado tirado en mitad del campo, en un estado realmente lamentable, desnutrido, completamente lleno de bichos, con una fuerte infección en los oídos y con los ojos completamente velados.

Desde su llegada, Arco se muestra como un perro dócil, noble, muy tranquilo. Le gustan las caricias y recibe los mimos con agrado. Se lleva bien con sus compañeros perrunos.

Arco se está recuperando poco a poco del sufrimiento y las duras condiciones en las que llegó y nosotros estamos dejando que esa recuperación sea a su propio ritmo, proporcionándole el espacio, la calma y los cuidados que él necesita para florecer. Sobre el estado de sus ojos, aún estamos a la espera de un diagnóstico definitivo por parte de los veterinarios especializados en oftalmología para ver las opciones que existen y elegir el mejor tratamiento posible para él. Por supuesto, os iremos informando sobre su evolución.

Sabemos que Arco no lo tiene fácil. En GEF asumimos el reto de encontrar una familia para él, que lo adopte, se comprometa y lo cuide para siempre. Arco merece disfrutar de una vida feliz. ¿Quieres darle una oportunidad a este ser maravilloso? Si tienes cualquier duda o necesitas más información, escríbenos a adopcionesesp@gmail.com

Si no puedes adoptar a Arco, pero quieres convertirte en su madrina o padrino y ayudarnos a pagar sus gastos de tratamiento, escríbenos a: sociosgalgosenfamilia@hotmail.com