Andrés fue rescatado de la calle, donde estaba malviviendo.

Andrés es un podenco, que debido a su pasado, necesita tiempo para que confíe en el ser humano, algo que poco a poco y gracias a nuestros voluntarios está mejorando día tras día. Por ahora, Andrés se muestra miedoso con las personas, pero poquito a poco está conociendo lo que son los mimos y las caricias y… ¡le gustan!. Con los demás perros del refugio se lleva de maravilla, de hecho se pone muy feliz cuando está en compañía perruna. Además, Andrés es APTO con gatos.

Andrés necesita paciencia, mucho amor y un empujoncito de confianza para ser completamente feliz. ¿Quieres ayudar a esta preciosidad? Escríbenos a  adopcionesesp@gmail.com. ¡Adopta a Andrés!