FRANKIE
12 mayo, 2020
NECA
10 junio, 2020

ALTEA

¡La protagonista de esta semana es la luchadora Altea!

La historia de Altea es una historia de supervivencia. Esta preciosa podenca estuvo vagando por las calles de un pueblo Córdoba durante semanas con un cepo en una de sus patas traseras. Tenía tanto miedo y estaba tan asustada que costó sangre y sudor rescatarla. Cuando por fin estuvo a salvo, hubo que amputarle el pie, y más tarde su patita entera ya que le estaba causando mucho dolor. Desde que fue rescatada ha vivido en una casa de acogida donde la han cuidado al milímetro para que no le faltara nunca nada. Digamos que Altea ha vuelto a nacer.

Su familia de acogida nos cuentan que en casa es una perrita muy tranquila. Se pasa las horas durmiendo plácidamente. Sabe hacer todas sus necesidades fuera, por lo que es una chica muy limpia. El hecho de tener tres patitas no le impide en absoluto hacer vida normal. Sube y baja escaleras sin ningún problema. Es muy muy cariñosa y le encanta que la acurruquen y la tapen mientras la acarician.

Es una perrita que convive con más peludos, tanto machos como hembras y con todos tiene una buena relación. Además, tampoco tendría ningún problema en ser perra única. A Altea le encanta ir al parque. ¡Se lo pasa en grande! Le encanta correr y jugar como a la que más. Siempre está dispuesta a pegarse unas buenas carreras.

Esta carita tan dulce por fin ha dejado el sufrimiento y los miedos atrás. Altea es el ejemplo perfecto de superación. El ejemplo de que con tiempo, dedicación y muchísimo cariño, todo se supera y el verdadero ser bondadoso que existía, vuelve a ver la luz. Su último paso para ser completamente feliz es encontrar un hogar que le brinde todo lo que se merece para el resto de su vida. ¿Eres tú el hogar que busca Altea? ¡Adóptala!


Para más información pulsa AQUÍ